lunes, 8 de diciembre de 2014

Día dos.

Perdonad que os escriba el día de ayer hoy, no es que me vaya a acostar ahora, ni mucho menos, es que ayer no pude escribirlo. Allá voy:

Entra demasiado sol para ser diciembre, aunque ahora ya no sabes ni cuando va a hacer calor ni cuando frío. Mi padre ya ha llegado de trabajar oigo su voz y sus rápidos pasos. Serán las diez y media, buena hora. Cojo el reloj, que está en la mesilla, y son las ¡doce menos cuarto! No me puedo creer que haya estado durmiendo casi doce horas. Me levanto, aun medio dormida y sin saber muy bien donde voy a ir. Justo cuando voy a abrir la puerta mi padre entra cantando, siempre tan gracioso. Me da un beso en la frente y voy a la cocina, donde mi yaya me ha dejado pan tostado y mantequilla en la mesa. Desayuno y cojo el ordenador. Simplemente para darle los buenos días Jesús y para decirle que en nada iré a ducharme. Hago la cama, preparo mi ropa y voy a la ducha, como dije antes. Hoy no canto como todos los días, tengo un constipado que no me deja ni respirar, y no quiero que se ponga mal la garganta. Quince minutos después estoy secándome el pelo con mi padre metiéndome algo de prisa para irnos. Ha quedado con sus amigos en la plaza para la caña del domingo, bueno, cañas. Sé que me voy a aburrir pero la verdad me apetece salir y que me de el aire un poco. Cuando estamos allí veo aparecer a Blanca y Alicia, dos amigas mías de allí. Se acercan y me invitan a dar una vuelta con ellas. Enseguida les digo que sí, pues es lo que más quiero ahora mismo. Vamos hablando y al final nos quedamos Blanca y yo. La pobre esta jodida, ya que su novio la dejó sin razones hace una semana. Sin embargo, aquí, en el pueblo, creo que casi nadie sufre de amor, a la semana siguiente estará con otro, la gente aquí es así. Vamos de nuevo a la plaza y convenzo a mi padre para que me deje irme a casa. Acompaño a Blanca y me voy para casa. En estos momentos, en los que voy andando sola por ahí, es cuando más le echo de menos, el que me coja de la mano, que me de un beso en la mejilla o que me achuche inesperadamente. Mañana espero verle. 
Llego y esperamos algo más de media hora para comer, mi padre ha llamado para decir que va a llegar tarde y que no le esperemos. Después de comer decido leer un rato. Los Juegos del Hambre cada vez me gustan más, y aunque vaya por la primera parte, estoy completamente enganchada. Leo dos o tres capítulos y apago el libro electrónico. Hablo con Jesús por Skype y después voy a escribir un rato. Tengo que hacer un cuento de Navidad para un concurso del instituto, y aún no lo he terminado. Avanzo tan solo una página y dejó de escribir, ya que la inspiración, no llega. Escucho algo de música, Ed Sheeran y Birdy y llama mi madre. Hablamos un rato y me pregunta que quiero por Navidad de mi tía Marieta, sinceramente, no tengo ni idea. Le digo que lo pensaré y colgamos. Tras cinco minutos de más música ya se me ocurre algo, el nuevo disco de Ed Sheeran, mi cantante favorito. Aunque quizá es demasiado caro, bueno, ya se lo diré a mi madre. Mis yayos van a misa y me quedo con mi padre. Vemos un rato la tele y estamos con mi perro, Draco, ya que cuando están mis abuelos lo dejan en el garaje para que no suelte pelo. Al rato llegan, y con ellos mi tía Ana que nos lleva a tomar algo a mi padre y a mí. Vamos a un bar nuevo que está bastante bien. Me bebo mi Aquarius y volvemos a casa sobre las diez y cuarto. Ceno, alitas de pollo, y voy para mi habitación para finalizar el día bien. Iniciamos una llamada en Skype y hablamos y hablamos mientras las horas pasan. Decidimos dormir con la cámara puesta, una locura sí, pero que nos encanta. Me pide que le hable y eso hago, y al cabo de menos de veinte minutos ya esta con su boca ligeramente abierta durmiendo. Le digo que le quiero y me duermo, escuchando su respiración tan cerca de mí. 

4 comentarios:

  1. ¡Ohh! El final es supertierno... :)
    ¡Me encanta!
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji sii!
      Muchas gracias bonita!
      Un beso!

      Eliminar
  2. ¿No te parece increíble como algo tan sencillo en un periodo de tiempo corto puede arreglar un día entero? Atrás quedan las quejas de Blanca, las historias de amor que acaban porque nunca llegaron a ser de amor, atrás quedan las cañas de los domingos que no llego a entender, atrás queda lo que no llena y todo tu mundo se centra en el sonido de una respiración. La cosa más sencilla, el detalle más pequeño hace, una vez más, el momento más grande del día.

    Que tengas un día lleno de cosas bonitas y sueños cumplidos ^_^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente increíble, sí. Simplemente, indescriptible *--*
      Un beso fuerte Juanjo!

      Eliminar

¡Hola! Si te ha gustado esta entrada hazmelo saber con un comentario, será un placer leerlo y responderlo. Ya que vuestros comentarios son las causas de mis sonrisas.
Acepto cual crítica constructiva, y nada de insultos ni palabras obscenas.
Gracias por pasarte! :)