viernes, 2 de enero de 2015

Adiós 2014, Bienvenido 2015

Mi primer vídeo a Youtube, espero que os guste! ¡Feliz 2015 por cierto!

Un beso enorme, bellas personitas! :**




martes, 30 de diciembre de 2014

Una Youtuber más!

¡Buenos días mis bellas personitas! Hoy treinta de diciembre, a un sólo día del final de este año 2014, vengo a anunciaros, que tengo nuevo canal de youtube. En el que subiré vídeos, exclusivamente para este blog.
Haré juegos, cantaré canciones, y os iré informando poco a poco de cosas importantes. Esto os lo digo, porque sinceramente, youtube es un mundo diferente, y necesito todo vuestro apoyo. Sois vosotros los que vais a juzgar y a considerar si mis vídeos son lo suficiente buenos, y para ello os necesito. El canal ya está creado, lo único que tenéis que hacer es buscar Valeria Martín y pinchar en Suscribirse! ;)
Será un placer que me deis ideas o sugerencias para hacer, cantar o divertirnos juntos.
Simplemente era deciros eso. Pero como veía que la entrada quedaba muy pobre he buscado algunas imágenes navideñas para que os alegren algo el día. Abajo os dejo el link de mi canal!










¡Un besiito fuerte!
https://www.youtube.com/channel/UC1ATyUnS0IBtJG-MvkCCFYA

lunes, 8 de diciembre de 2014

Día dos.

Perdonad que os escriba el día de ayer hoy, no es que me vaya a acostar ahora, ni mucho menos, es que ayer no pude escribirlo. Allá voy:

Entra demasiado sol para ser diciembre, aunque ahora ya no sabes ni cuando va a hacer calor ni cuando frío. Mi padre ya ha llegado de trabajar oigo su voz y sus rápidos pasos. Serán las diez y media, buena hora. Cojo el reloj, que está en la mesilla, y son las ¡doce menos cuarto! No me puedo creer que haya estado durmiendo casi doce horas. Me levanto, aun medio dormida y sin saber muy bien donde voy a ir. Justo cuando voy a abrir la puerta mi padre entra cantando, siempre tan gracioso. Me da un beso en la frente y voy a la cocina, donde mi yaya me ha dejado pan tostado y mantequilla en la mesa. Desayuno y cojo el ordenador. Simplemente para darle los buenos días Jesús y para decirle que en nada iré a ducharme. Hago la cama, preparo mi ropa y voy a la ducha, como dije antes. Hoy no canto como todos los días, tengo un constipado que no me deja ni respirar, y no quiero que se ponga mal la garganta. Quince minutos después estoy secándome el pelo con mi padre metiéndome algo de prisa para irnos. Ha quedado con sus amigos en la plaza para la caña del domingo, bueno, cañas. Sé que me voy a aburrir pero la verdad me apetece salir y que me de el aire un poco. Cuando estamos allí veo aparecer a Blanca y Alicia, dos amigas mías de allí. Se acercan y me invitan a dar una vuelta con ellas. Enseguida les digo que sí, pues es lo que más quiero ahora mismo. Vamos hablando y al final nos quedamos Blanca y yo. La pobre esta jodida, ya que su novio la dejó sin razones hace una semana. Sin embargo, aquí, en el pueblo, creo que casi nadie sufre de amor, a la semana siguiente estará con otro, la gente aquí es así. Vamos de nuevo a la plaza y convenzo a mi padre para que me deje irme a casa. Acompaño a Blanca y me voy para casa. En estos momentos, en los que voy andando sola por ahí, es cuando más le echo de menos, el que me coja de la mano, que me de un beso en la mejilla o que me achuche inesperadamente. Mañana espero verle. 
Llego y esperamos algo más de media hora para comer, mi padre ha llamado para decir que va a llegar tarde y que no le esperemos. Después de comer decido leer un rato. Los Juegos del Hambre cada vez me gustan más, y aunque vaya por la primera parte, estoy completamente enganchada. Leo dos o tres capítulos y apago el libro electrónico. Hablo con Jesús por Skype y después voy a escribir un rato. Tengo que hacer un cuento de Navidad para un concurso del instituto, y aún no lo he terminado. Avanzo tan solo una página y dejó de escribir, ya que la inspiración, no llega. Escucho algo de música, Ed Sheeran y Birdy y llama mi madre. Hablamos un rato y me pregunta que quiero por Navidad de mi tía Marieta, sinceramente, no tengo ni idea. Le digo que lo pensaré y colgamos. Tras cinco minutos de más música ya se me ocurre algo, el nuevo disco de Ed Sheeran, mi cantante favorito. Aunque quizá es demasiado caro, bueno, ya se lo diré a mi madre. Mis yayos van a misa y me quedo con mi padre. Vemos un rato la tele y estamos con mi perro, Draco, ya que cuando están mis abuelos lo dejan en el garaje para que no suelte pelo. Al rato llegan, y con ellos mi tía Ana que nos lleva a tomar algo a mi padre y a mí. Vamos a un bar nuevo que está bastante bien. Me bebo mi Aquarius y volvemos a casa sobre las diez y cuarto. Ceno, alitas de pollo, y voy para mi habitación para finalizar el día bien. Iniciamos una llamada en Skype y hablamos y hablamos mientras las horas pasan. Decidimos dormir con la cámara puesta, una locura sí, pero que nos encanta. Me pide que le hable y eso hago, y al cabo de menos de veinte minutos ya esta con su boca ligeramente abierta durmiendo. Le digo que le quiero y me duermo, escuchando su respiración tan cerca de mí. 

sábado, 6 de diciembre de 2014

Acostumbrarse es otra forma de morir

¡Buenos días! Quería deciros que empiezo desde cero, que no se si sabréis que a mí me gusta publicar todos los dias, cosa que ni mucho menos estoy haciendo aquí. Así que voy a empezar otra vez, os doy la segunda bienvenida a mi blog, y espero que mi rutina de escribiros se convierta además en vuestra rutina de leerme. También continuaré con mis días escritos, para que me conozcáis un poco más, con canciones, textos y demás secciones que me sugiráis. No voy a seguir ningún orden ni programación
porque como un buen amigo bloguero me enseñó, las cosas son más bonitas si no las planificas. Así que así lo haré. Daros las gracias a esos 7 seguidores que van dandole vida a este pequeño espacio.
Os dejo con un texto, espero que os guste:

Ella buscaba madrugadas con sonrisas, miles de noches en vela a causa de alguien que la quiera. Que le diga palabras de amor sinceras, que la cuide como si una reina fuera. Pero no, ella era alguien cualquiera. Alguien a quien hacían llorar sufrir y engañaban, sin un mínimo de piedad. Se emborrachaba cada noche, a veces en compañía, mala compañía, y otras veces sola, colmando su vaso con las pocas lágrimas que le quedaban por derramar. Había estado enamorada de tantos tíos, tantos capullos sin alma que la jodían una y otra vez, claro que la jodían, y a ellos les daba igual. Únicamente buscaban unos labios a los que besar sin amor, una lengua a la que morder sin cuidado y un cuerpo que les gustara sin más. Y ella tan sólo ansiaba encontrar amor.Nunca le gustaron las cursiladas ni nada por el estilo, solo quería un te quiero para las 24 horas del día que hiciera que sus hoyuelos aparecieran es esas mejillas sonrosadas que se le quedaban cada vez que sonreía. Y cuando era ella la que pronunciaba esas palabras, no había nadie que sonriera. Tan sola se sentía cada noche que ni siquiera los versos de algún poeta perdido en el tiempo hacían que se sintiera algo mejor, ni siquiera el vodka de su vaso conseguía que olvidara sus pesadillas, y sus ojos, de ese color azul tapado por las profundas ojeras de no dormir por miedo a soñar, miraban a la nada, al mismo tiempo, pensando en nada.Nada era lo que le quedaba en el corazón, ese corazón harto de las mierdas que le tocaba aguantar cada día, ese corazón... harto de latir por nadie. Ella sabía amar pero nunca había sido amada. Y llegó hasta tal punto que el dejarse llevar quizá era su única salida. Por mucho que le costara admitirlo. Sus pupilas, tan profundas como sus sentimientos, se detenían en todas partes buscando ese alguien especial, por mucho que supieran que era en vano. Ella dejó de buscar madrugadas con sonrisas, noches en vela sin alcohol y los te quiero que anhelaba se disiparon, como su mirada. Y su corazón, harto
de todo, harto de latir... dejó de hacerlo.


Esta noche escribiré mi día! Un besito:)