sábado, 6 de diciembre de 2014

Acostumbrarse es otra forma de morir

¡Buenos días! Quería deciros que empiezo desde cero, que no se si sabréis que a mí me gusta publicar todos los dias, cosa que ni mucho menos estoy haciendo aquí. Así que voy a empezar otra vez, os doy la segunda bienvenida a mi blog, y espero que mi rutina de escribiros se convierta además en vuestra rutina de leerme. También continuaré con mis días escritos, para que me conozcáis un poco más, con canciones, textos y demás secciones que me sugiráis. No voy a seguir ningún orden ni programación
porque como un buen amigo bloguero me enseñó, las cosas son más bonitas si no las planificas. Así que así lo haré. Daros las gracias a esos 7 seguidores que van dandole vida a este pequeño espacio.
Os dejo con un texto, espero que os guste:

Ella buscaba madrugadas con sonrisas, miles de noches en vela a causa de alguien que la quiera. Que le diga palabras de amor sinceras, que la cuide como si una reina fuera. Pero no, ella era alguien cualquiera. Alguien a quien hacían llorar sufrir y engañaban, sin un mínimo de piedad. Se emborrachaba cada noche, a veces en compañía, mala compañía, y otras veces sola, colmando su vaso con las pocas lágrimas que le quedaban por derramar. Había estado enamorada de tantos tíos, tantos capullos sin alma que la jodían una y otra vez, claro que la jodían, y a ellos les daba igual. Únicamente buscaban unos labios a los que besar sin amor, una lengua a la que morder sin cuidado y un cuerpo que les gustara sin más. Y ella tan sólo ansiaba encontrar amor.Nunca le gustaron las cursiladas ni nada por el estilo, solo quería un te quiero para las 24 horas del día que hiciera que sus hoyuelos aparecieran es esas mejillas sonrosadas que se le quedaban cada vez que sonreía. Y cuando era ella la que pronunciaba esas palabras, no había nadie que sonriera. Tan sola se sentía cada noche que ni siquiera los versos de algún poeta perdido en el tiempo hacían que se sintiera algo mejor, ni siquiera el vodka de su vaso conseguía que olvidara sus pesadillas, y sus ojos, de ese color azul tapado por las profundas ojeras de no dormir por miedo a soñar, miraban a la nada, al mismo tiempo, pensando en nada.Nada era lo que le quedaba en el corazón, ese corazón harto de las mierdas que le tocaba aguantar cada día, ese corazón... harto de latir por nadie. Ella sabía amar pero nunca había sido amada. Y llegó hasta tal punto que el dejarse llevar quizá era su única salida. Por mucho que le costara admitirlo. Sus pupilas, tan profundas como sus sentimientos, se detenían en todas partes buscando ese alguien especial, por mucho que supieran que era en vano. Ella dejó de buscar madrugadas con sonrisas, noches en vela sin alcohol y los te quiero que anhelaba se disiparon, como su mirada. Y su corazón, harto
de todo, harto de latir... dejó de hacerlo.


Esta noche escribiré mi día! Un besito:)

6 comentarios:

  1. ¡Hola de nuevo! El texto es... precioso, bueno, triste pero precioso. Sinceramente, yo siempre he buscado ese tipo de chicas que solo quieren que les quieran, puesto que es lo mismo que yo quiero, querer y que me quieran sin nada más que un par de tiernos besos sonriéndonos con los ojos además de con los labios, y cogidos de la mano con esa dulzura e inocencia de quien es feliz sin condiciones.

    Hoy me ha cogido bien este texto, he tenido un sueño parecido a lo que dices.

    un abrazo, nos leemos!

    P.D: Gracias por pasarte por mi blog y comentar ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Sí, la verdad es que simplemente, eso es amor,
      Y sí, un un texto triste, pero verdadero...

      Jiji, que coincidencia!

      Un besito Cristian! Nos leemos:)

      Eliminar
  2. Por supuesto que me quedo por aquí¡¡¡ besos¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Esto es una realidad bastante más extendida de lo que se piensa, Valeria y no sólo por parte de ella, sino por parte de ellos. Y es que esta tendencia que a veces tenemos "las criaturas del Señor" de encasillar las conductas a un sexo, es uno de los errores más grande que se han inventado.

    Igual que esos chicos que piensan que las chicas bonitas son tontas sólo por ser bonitas o porque haya chicas que buscan opulencia económica y la chica que le gusta se va con el hombre que tiene un Ferrari en la puerta de su casa, ya dice que todas las tías son iguales.

    El amor y tú que me lees de hace tiempo me habrás leído bastantes veces, es un milagro por complejo. Muchas, muchísimas relaciones nacen de una atracción. Por el motivo que sea, porque uno escribe bien, porque es guapo, porque canta historias que queremos vivir, he oído también que se enamoran por cómo huele una persona... Fíjate la de cosas que pueden dar inicio a lo que en principio se llama "amor". Pero digo que es un milagro porque a veces, conoces una persona que te hace estallar, que te completa y hace que despertar merezca la pena sólo por el hecho de que esa persona exista. Y si encima esa persona siente lo mismo por ti, un encuentro que se da en la probabilidad de millones de encuentros y que en los dos surja esa sensación de plenitud... pues yo al menos creo que es un milagro.

    Muchas relaciones nacen como nacen las historias de nuestra protagonista y algunas incluso acaban bien. Pero la mayoría, o al menos lo que yo percibo... No acaban tan trágicamente como esta, pero desde luego acaban con una historia que no es, ni por asomo, lo que querremos recibir de una historia de amor.

    Si yo hubiera conocido a esta mujer, le diría lo que le viene a la cabeza a todo el mundo. Que viva por ella y para ella. Ese es el camino para que el resto vea lo que puedes dar. El ser humano comete el error con frecuencia de adaptarse y ser como los otros quieren que seas, y ese es el primer paso de la infelicidad. Entre tantos millones de "criaturas del Señor", tiene que haber alguno que le hubiera dado lo que ella quería y muchos que quieren darle justo eso. La impaciencia y no escuchar los latidos del corazón, una vez más, jugó una partida mala.

    Improvisa, princesita, porque es ahí donde más brillas. Y escribe cuando quieras (que yo te comento cuando puedo, que ya me vale) Así es como mejor vas a sentirte.

    Que tengas un día lleno de cosas bonitas y sueños cumplidos ^_^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por este comentario tan sincero, y tan impactante. Y es que es así, no es tan trágico como lo escribo. Pero sinceramente, cuando escribo, me dejo guiar por lo que siento en esos momentos. Y no tenía un buen día.
      Y como bien dices, vaya milagro. Porque es así, un verdadero y bonito milagro.

      Muchas gracias por este comentario Juanjo. Un abrazo muy muy fuerte!

      Eliminar

¡Hola! Si te ha gustado esta entrada hazmelo saber con un comentario, será un placer leerlo y responderlo. Ya que vuestros comentarios son las causas de mis sonrisas.
Acepto cual crítica constructiva, y nada de insultos ni palabras obscenas.
Gracias por pasarte! :)